Historia

A pesar de que no tenemos más datos anteriores a la conquista, en la Carta Puebla de Camaró (poblado próxim a Mas de las Matas y Castellote) 
se delimita el término de los dominios que se le otorgan y se habla ya de "quinque turris". Además, por el término existiexen vestigios de poblados neolíticos, ibéricos, etc. y posiblemente el casco antiguo té un núcleo musulmán.
Podemos deducir que Cinctorres existió de antes de la conquista de Morella y sus tierras. No obstante, la época cristiana se inicia cuando es otorgó la Carta Puebla de Cinctorres en 1232.

El nombre de Cinctorres posiblemente se explica porque bien en el casco urbano o bien en el término existieron cinco torres, aunque el prefijo podría querer decir «rodeado de torres». El que si que pare claro es que en el centro del pueblo quedan restos de una torre “Torre del Cortillo” o “Torre de la Vila”.
Cinctorres, como el resto de los pueblos vecinos de Morella, fue una aldea de esta desde la conquista hasta el año 1691, cuando se le otorgó la independencia y se convirtió en Vila real, cosa que le costó pagar su dinero en la corona (Carlos II). Al través de estos años muchas veces, junto con las otras aldees de Morella, en diferentes conflictos apoyaron la causa opuesta a la que defendía Morella. Por ejemplo, en la Guerra de Succeció fueran defensoras del archiduque Carlos, cuando la metrópoli era más defensora de Borbón.

Cinctorres ha sido un pueblo que ha tenido que ganarse la vida de diferentes formas. La emigración de temporada y la definitiva ha sido una constante a lo largo de muchos años. Fundamentalmente se emigró primero en Cataluña, después a Castelló. Emigrantes de temporada han estado a la Greda en Francia y en Alemania en los años del "desarrollismo". Una figura típica cinctorrana ha sido lo “faixero”, el vendedor de fajas que viajaba por toda la península con las fajas en el cuello, en carro o en bicicleta; las fajas que las mujeres tejían en los telares de madera estaban presentes en todas las casas. Los cinctorrans han estado anomenants en muchos lugares como “faixeros”.

 

En honor a estas figuras y como representativo del trabajo de Cinctorres, del cinctorrà que se va pero siempre vuelve al pueblo, el Ayuntamiento ha erigido una escultura de la figura del faixero, inaugurada el 31 de agosto de 2006. El dinero de los emigrantes de Alemania y Francia permitieron a los cinctorrans que se quedaron en el pueblo construir, hacia los años 60 y 70, las granjes de cerdos, que fueron una tabla de salvación para el pueblo.
Hoy, el pueblo se mantiene con unos 550 habitantes dedicados a la ganadería, construcción (pues todos se rehabilitan las casas), y pequeñas industrias. También la emigración ha llegado ahora a Cinctorres, como antes partió de él. Unas treinta o cuarenta personas de fuera de España viven en Cinctorres, donde su muy recibidas e integradas.

Tradiciones

Cinctorres celebra las fiestas en honor en la Madre de Gracia, patrona de Cinctorres, que cuenta con una ermita a 1,5 Km. del pueblo.


Hay una gran devoción manifestada en la asistencia 

multitudinaria y va a la rogativa de mayo, a los actos de la novena en su honor que se celebra en las fiestas y, sobre todo, a la procesión de las antorchas (aquí dicha de los farolets) que se celebra el último dillunsde las fiestas.
San Pedro es el titular de la iglesia parroquial, templo neoclàsic de impresionantsdimensiones que configura la silueta del pueblo vista desde la distancia. El interior es una copia de la iglesia mayor de Vila-real, aunque el de Cinctorres tiene en la fachada dos campanarios.


Las rogativas a la Virgen de Gracia, San Cristòfol, San Pedro de Verona, San Marc, entre finales de abril y principios de mayo son muy concurridas.
La fiesta de Sant Antoni Abad, a finales de enero se caracteriza por la participación masiva de gente, la representación de la vida del santo, la gran barraca y el arrastre de la leña por las caballerías.